Español

Colombia: desafíos políticos y económicos

calendar 23/06/2022 - 17:18 UTC

La economía trasandina, tras la elección del nuevo presidente –Gustavo Petro [62]- enfrenta retos en lo político y desde la economía real.

news banner

Tras los estallidos sociales [2019 y 2021], las estructuras políticas dieron un giro en esta nación ubicada como la tercera o cuarta economía más grande de América Latina pero con profundas desigualdades económicas y con el espectro de la violencia estructural –por la guerrilla y el narcotráfico- sobre todo en el interior del país; donde año a año –de acuerdo con organismos no gubernamentales- hay un entorno de crisis humanitarias recurrentes.

Crisis humanitarias, según las fuentes, provocadas por la precariedad laboral en el campo ante la industria cafetera de Colombia –esta economía es una de las más grandes productoras del grano de la popular bebida- y su incapacidad de absorber a una población vulnerable [campesina] a un entorno formal desde lo laboral.

El dato. COLOMBIA: desafíos económicos y políticos.

El giro, de acuerdo con medios y agencias independientes, tienen que ver con un nuevo Gobierno de izquierda “democrática y horizontal”.

Izquierda que es leída desde Gustavo Petro, un economista de sesgo modulado tras haber incursionado –en su juventud y siendo menor de edad, con 17 años- con una guerrilla de centroizquierda: hoy, sin embargo, abanderada del narcotráfico indican medios y agencias.

Petro: sus activos

No obstante, Petro posee activos clave –señalan economistas, bancos, fondos y firmas gestoras desde Bogotá y Medellín, ciudades clave que explican la actividad económica del país trasandino- y este activo tiene que ver con cuarenta décadas de actividad política y de experiencia en la gestión pública tras su paso como alcalde de Bogotá [2012, 2014 y 2015].

El deterioro de la derecha tradicional y conservadora evidenció una rentabilidad política para Petro, en momentos donde dos estallidos sociales [2019 y 2021] significaron un “rompe aguas” para el presidente saliente Iván Duque; que además no supo controlar a una clase dirigente maltrecha, gobernando a la sombra de “un extremista de derechas como Álvaro Uribe” –dicen medios y agencias- y con la agudización de la pobreza como legado de Duque y de la derecha.

Hoy, uno de cada dos colombianos viven en la pobreza –o en un entorno de informalidad- según autoridades estadísticas del país.

Petro también rompe el molde en el esquema e historia política de Colombia, al extinguir a una clase y grupos económicos de poder tradicionalmente aliados y conviviendo en cantones socioeconómicos de exclusión que profundizaron la desigualdad patrimonial en el país cafetero, dicen medios y agencias.

Para Daniel Pardo, corresponsal de BBC Mundo en Colombia, las élites cogobernaron junto a los grupos políticos ultraconservadores de derechas, las fuerzas armadas, la Iglesia y medios y prensa tributaria de los anteriores. No registrando nunca la capacidad de consensos con fuerzas políticas progresistas, no confesionales.

El consenso se dio de manera “endogámica” para el país, señalan estos medios y agencias.

“En Colombia se perpetuó un determinado consenso a propósito del modelo político y económico de centroderecha que debía aplicarse”, advierte Pardo.

Tan fuerte es el rechazo a la derecha y políticos tradicionales, indica Pardo que el único candidato que llegó al balotaje junto a Petro, fue un outsider –Rodolfo Hernández- que no necesariamente pertenecía a esta añeja élite política y económica; cuyos representantes no anotaron los votos suficientes para la segunda vuelta electoral.

Economía

La economía de Petro –y desde los técnicos de su partido Pacto Histórico- ha sido blanco de las dianas de la prensa económica local, aliada a los grupos de poder.

Desde un neokeysianismo, Petro tiene como objetivo implementar un modelo de inversión social con énfasis en infraestructura; y al mismo tiempo combate y reducción de la pobreza.

Petro ha planteado una suerte de reforma del agro de Colombia, y en ello destacan políticas de protección arancelaria; otro esquema tiene que ver con la reforma del sistema de pensiones de Colombia: donde la propuesta tiene que ver con la “unión” del sistema privado con el público.

De acuerdo con el plan de Petro, la búsqueda de mayores espacios de empleo formal –desde el gasto público- será otra bandera de su Gobierno; así como la reducción de la brecha de género y una suerte de pequeña reforma tributaria que grave –por ejemplo- el patrimonio “ocioso” o improductivo: siendo Gustavo Petro gran aliado doctrinario de Thomas Piketty, economista y teórico de la “economía de la desigualdad”.

A propósito de la matriz energética, del petróleo en concreto donde Colombia encuentra la primera fuente de divisas [donde también participa el turismo, el café y el narcotráfico], Petro propone un cambio hacia un freno escalonado de la dependencia extractiva.

De acuerdo con economistas y firmas gestoras, se proyecta que el país crezca –en términos de PBI real- en +6,1% este 2022 y +2,3% en 2023.

El dato. COLOMBIA: puntos de presión.

Los materiales contenidos en este documento no están realizados por iFOREX, sino por un tercero independiente y no debe de ningún modo ser interpretado, explícitamente o implícitamente, directamente o indirectamente, como consejo de la inversión, recomendación o sugerencia de una estrategia de inversión. Cualquier indicación de funcionamiento pasado o funcionamiento en simulación incluida en este documento, no es un indicador confiable para futuros resultados. Para ver el contenido total del texto de advertencia, haga click aquí.