Español

Activos: el reto de la diversificación

calendar 25/01/2021 - 20:01 UTC

Un activo financiero se define como un vehículo o instrumento de inversión que tiene como característica reunir en él –intrínsecamente al menos- una cantidad de trabajo, de tecnología y de capital.

En la medida uno de los tres elementos sea más o menos destacable en la naturaleza del activo, estaremos frente a un instrumento de inversión –igualmente- “más o menos” sofisticado o al menos y de momento frente a una materia prima o commoditie.

Y evidentemente, debe ser potencialmente rentable mantenerlo en una cesta de inversiones y en función a un perfil de riesgo determinado del colocador: sea una persona, familia o empresa o tesorería.

news banner

El oro es un activo, por ejemplo, que bien puede tener una cuota importante de trabajo y de capital y -a menos que se trate de una operación minera completamente digital- puede destacar en la extracción del metal noble la tecnología; no obstante, son pocas las compañías mineras que ejercen su operación cien por ciento digitalizadas [como Anglo American por ejemplo] así que dejemos al metal amarillo como una materia prima que basa su espíritu en capital y trabajo.

El dato. El dólar y el oro: relaciones estrechas.

Desde Londres, analizar un precio al contado del oro de –por ejemplo- de US$ 1.855,4 la onza troy es en concreto observar el comportamiento puntual de un commoditie cuyo “ethos” está más ubicado en la horquilla del trabajo o del capital que en la tecnología.

Y las empresas mineras que basan sus operaciones en la extracción del metal noble como Newmont o Anglo American, igualmente conformarían una cartera donde la oferta y demanda de sus emisiones de renta variable o desde el trading de acciones o de renta fija o bonos en los mercados de capitales se traducen en negocios donde -en concreto- el subyacente en sus portafolios, ETF o fondos son materias primas.

Un dispositivo como una tableta o un teléfono inteligente o una empresa proveedora de tecnología y soluciones en Internet, actúan desde una plataforma diferente.

Los productos que subyacen a un portafolio de inversiones –desde el sector tecnológico- tendrán, lo dicho, otro “ethos”.

La cuota de tecnología y de capital será más sofisticada en un teléfono inteligente, y si asumimos una inversión en Samsung o Huawei –sea en renta variable o renta fija- o mercado de acciones o bonos emitidos respectivamente por ambas compañías listando en el NASDAQ por ejemplo junto a gigantes como Google o Amazon es porque asumimos un trading en activos tecnológicos alejados de un comportamiento como el oro, cobre, petróleo o soja.

Activos reales y financieros

Para acceder a una cartera medianamente seria de cara a colocar excedentes de inversión, no basta una saludable asesoría –sea presencial o en línea- también precisamos activos que reúnan –distribuyendo en el portafolio- aquel capital, trabajo y tecnología.

Y para ello contamos –en simultáneo- de esta correcta asesoría en línea o presencial, como es claro sobre todo si no existe el tiempo para analizar las posibilidades de inversión en un portafolio diversificado en función a las diferentes clases de activos.

Pero los activos actúan en el mundo de la economía real, tanto como en el ámbito de la economía financiera; por tanto, antes de definir la tipología de activos destacan de acuerdo con economistas y firmas gestoras de activos: “Un activo que opera como un motor generador de abundancia que le se asigna con un fin específico de valor (riqueza), consumo (uso corriente) y otros usos futuros (aumentar el producto)”, por un lado.

Y por otro, “Un activo financiero como generador de riqueza futura, es un valor que representa un derecho contractual a recibir contraprestaciones en forma de pagos en el futuro si se cumplen las condiciones pactadas previamente”.

Riesgo

Son tres los tipos de activos financieros: activos de liquidez, activos de ingreso y activos de crecimiento. Esta simplificación es útil, pero los mercados de capitales suelen ser mucho más complejos pues hay múltiples activos financieros.

Existe también una gran variedad de intermediaros financieros (bancos, administradoras de fondos mutuos y compañías de seguros entre otros). Estos intermediarios captan el ahorro-inversión de las economías domésticas, empresas y Estado y los reinvierten en activos financieros.

Debido a la variedad de activos financieros, no hay tal cosa como “una” tasa de interés o tasa de retorno “única”: La existencia de activos financieros facilita la asignación intertemporal de recursos y la tasa de interés es un factor crucial para determinar el ahorro e inversión.

Distintos activos financieros permiten a las economías domésticas, empresas y Estado reducir el riesgo en la administración de su riqueza y esto porque psicológicamente, los agentes económicos evitan riesgos; estos es: tienen aversión al riesgo.

Como resultado, mantienen un portafolio –una colección-, de activos financieros con el propósito de distribuir el riesgo.

Clases

Los activos de liquidez tienden a tener bajo riesgo. El riesgo bajo implica bajos retornos o rentabilidad. La alta liquidez está relacionada con un mercado muy abierto, pues los activos de liquidez pueden ser vendidos con cierta facilidad.

“La liquidez es un parámetro relevante de la composición de la cartera, particularmente si la inversión se realiza con un horizonte temporal de la inversión de corto plazo”, advierten economistas y firmas gestoras de activos.

Ejemplos: el oro o cobre e incluso el petróleo; y desde el forex online el dólar, el euro y otras monedas duras.

Los activos de ingreso tienden a mayor plazo, por lo general más de un año fiscal; y proveen un flujo regular de ingresos, además poseen el potencial de generar ganancias sobre el capital invertido con un sesgo más riesgoso en función a un plazo con mayor horizonte.

“Por ser generadores de ingresos, proveen de ‘caja’ a las familias, personas y empresas o tesorerías que colocan sus excedentes en este tipo de activos”, señalan economistas y firmas gestoras de activos.

“Están fuertemente atados a la tasa de interés que reditúan en el tiempo, consignando una relación inversa en el precio respecto a la tasa de interés: cuanto mayor es la tasa de interés, menor es su precio”, agregan.

Ejemplos: bonos corporativos, bonos subordinados, bonos del Tesoro y bonos del Gobierno alemán.

Los activos de crecimiento, advierten economistas y firmas gestoras, “son instrumentos que otorgan una relación de propiedad sobre el patrimonio de la empresa emisora. Son conocidos como activos de renta variable pues su precio es fluctuante a través de los dividendos que otorgan a sus poseedores que no siempre reflejan el mismo monto y dependen del mercado y del desempeño cuantitativo y cualitativo de la empresa”.

La relación del inversionista deberá ser del largo plazo pues estos activos suelen tener un horizonte de vida más largo que el resto de activos. Así como su rentabilidad puede ser alta, su volatilidad también lo es. La volatilidad de los activos de crecimiento viene dada por el factor de mercado que también es susceptible a la especulación.

Ejemplos: acciones en el trading de renta variable como Google, Amazon, Siemens, Walmart, BANORTE, Santander.

El dato. Riesgos de mercado: fundamentos y clases.

Los materiales contenidos en este documento no están realizados por iFOREX, sino por un tercero independiente y no debe de ningún modo ser interpretado, explícitamente o implícitamente, directamente o indirectamente, como consejo de la inversión, recomendación o sugerencia de una estrategia de inversión. Cualquier indicación de funcionamiento pasado o funcionamiento en simulación incluida en este documento, no es un indicador confiable para futuros resultados. Para ver el contenido total del texto de advertencia, haga click aquí.